El Club Voleibol Melilla Ciudad del Deporte afronta un desafío clave en la República Checa.
Los gladiadores se han embarcado en una trascendental travesía hacia la República Checa para disputar el encuentro de vuelta de los dieciseisavos de final de la Challenge Cup CEV.
La escuadra liderada por el técnico Salim Abdelkader enfrenta este compromiso con la ausencia de dos piezas fundamentales: el opuesto argentino Federico Pereyra y el receptor brasileño Thiago Vanole, quienes, afectados por molestias, no podrán participar en este encuentro crucial para los intereses del equipo melillense, que debe remontar un resultado adverso del encuentro de ida para seguir avanzando en la competición. El resultado negativo que se dio en el Pabellón Javier Imbroda añade más presión a los gladiadores que se ven obligados a dar la mejor versión de su juego desde el primer momento y no presentar ninguna fisura en su juego a lo largo de todo el encuentro.
Los melillenses se han estado preparando para intentar lograr una gesta importante y dar la sorpresa ante el conjunto checo del Aero Odolena Voda en su cancha. A pesar de las dificultades que esperan encontrarse, los representantes de la Ciudad Autónoma no dan nada por perdido y están decididos a revertir el marcador. Para lograr la clasificación, los melillenses necesitan ganar por tres sets a cero o a uno, para jugarse la clasificación a los octavos de final en el set de oro.