El Club Voleibol Melilla Ciudad del Deporte se enfrenta a un decisivo duelo ante UPV Leleman Conqueridor Valencia, encarando su penúltimo desafío de la primera vuelta en la Superliga Masculina de Voleibol.
Aunque con la amarga sensación de haberse despedido de la competición europea, los gladiadores, tras asegurar su clasificación para la Copa del Rey 2024, buscan continuar su racha de victorias para posicionarse de la mejor manera de cara al torneo del KO y para intentar dar alcance a los equipos que le preceden.
El próximo enfrentamiento, correspondiente a la décima jornada, llevará a los melillenses a medirse contra UPV Leleman Conqueridor Valencia. El partido se disputará el sábado 2, a las 18:30 horas, en el pabellón de la Universidad Politécnica de Valencia, bajo la dirección de los colegiados Rico Sánchez y Fernández Fuentes.
Los gladiadores, que llegan directamente desde Praga sin apenas tiempo para el descanso, afrontan este desafío con buenas sensaciones. Tras superar un bache, el equipo de Salim Abdelkader recupera su positivismo después de la victoria ante Teruel y el gran partido jugado en la competición europea.
Aunque las bajas por lesión siguen restando efectivos a la plantilla melillense, el entrenador cuenta con efectivos suficientes para cubrir todas las posiciones y mantener el nivel competitivo del conjunto.
Cabe destacar que esta visita a Valencia supone también el estreno del veterano entrenador brasileño Marcos Dreyer al frente del equipo, relevando al argentino Fabian Muraco, que había dirigido al equipo hasta la fecha, pero que fue cesado la semana pasada. Dreyer, con una amplia experiencia en la competición española, se incorpora con el objetivo de guiar al equipo a nuevos logros.
El equipo local, ahora bajo la dirección de Dreyer, intentará revertir su situación en la competición mejorando el octavo puesto actual y clasificándose para la competición copera, por lo que presenta un reto significativo para los gladiadores. El UPV Leleman Conqueridor Valencia quiere volver a ser ese equipo sólido de la temporada pasada, contando para ello, además del revulsivo del cambio de entrenador con la experiencia de los hermanos Monfort.
El entrenador melillense, Salim Abdelkader, se muestra optimista sobre el juego alcanzado por su equipo, destacando la importancia de desplegar la mejor versión de sus pupilos, centrándose en la agresividad en el saque y el ataque, así como la solidez en la primera línea defensiva. Consciente de la peligrosidad del equipo valenciano, el Club Voleibol Melilla se prepara para un emocionante enfrentamiento que será fundamental para su posición en la clasificación.